Transferencia Tecnológica CeBiB comparte aprendizajes sobre emprendimiento en biotecnología en seminario ciencia-empresa

“Creo que una de las lecciones más importantes que hemos aprendido es que Chile, particularmente nuestro centro, sí es capaz de desarrollar soluciones biotecnológicas para atender las necesidades de la industria de alcance global y, a la vez, estar alineados con los intereses científicos de la academia. La clave está en comprender que a veces

“Creo que una de las lecciones más importantes que hemos aprendido es que Chile, particularmente nuestro centro, sí es capaz de desarrollar soluciones biotecnológicas para atender las necesidades de la industria de alcance global y, a la vez, estar alineados con los intereses científicos de la academia. La clave está en comprender que a veces el trabajo puede fluir por un mismo cauce y en otros casos irá por carriles paralelos. En ambos casos, el país siempre gana”.

Así describe María Isabel Guerra, directora de Transferencia Tecnológica del Centro de Biotecnología y Bioingeniería (CeBiB), una de las conclusiones obtenidas tras un año de intensa revisión de la estrategia de producción, conceptualización y transferencia de las tecnologías desarrolladas en CeBiB.

Este análisis fue posible a través de la adjudicación de un proyecto Corfo para la aceleración de emprendimientos tecnológicos en el clúster de biotecnología y fue implementado en conjunto con OpenLab, el laboratorio de Innovación y Emprendimiento de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile.

Los resultados de dicho proyecto fueron dados a conocer a la comunidad científica y a representantes de distintas empresas en el seminario “Listos para Despegar”, realizado recientemente en CeBiB, y en el que participaron como expositores María Isabel Guerra; Jiri Navratil, director de Ciencia y Tecnología de la Consultora Direct People, de la República Checa; y Rodrigo Arancibia, director ejecutivo de Grupo Cellus.

En la cita, María Isabel Guerra comentó que el principal resultado de esta iniciativa fue desarrollar un nuevo enfoque, más adecuado a emprendimientos biotecnológicos surgidos al alero de centros de investigación insertos en el mundo científico de la academia: “Lo que estamos haciendo ahora es ir a conversar con la industria, recoger sus necesidades y ver si estas pueden ser abordadas de manera conjunta, usando nuestras capacidades de investigación y desarrollo para construir soluciones concretas y sin perder de vista que se está haciendo ciencia de frontera”.

Para ello, agregó, es indispensable fomentar una cultura que promueva el pensamiento dirigido a la innovación y el emprendimiento, de manera de detectar en forma temprana a aquellos investigadores jóvenes que deseen dirigir su trabajo hacia aplicaciones para los sectores productivos.

“Esto nos ha permitido ser mucho más efectivos en nuestras relaciones con las empresas que nos están apoyando, las que -por su parte- han visto que es posible trabajar con científicos insertos en universidades. Estamos muy agradecidos del apoyo y la confianza con la que se han sumado a lo que esperamos sea una nueva oleada de innovación en biotecnología”, señala Guerra.

Esta nueva metodología de trabajo fue posible gracias a la asesoría y el trabajo constante durante el año 2017 de la Unidad de Transferencia Tecnológica, los investigadores de CeBiB y un panel compuesto por expertos nacionales e internacionales en área que van desde desarrollo de bio-emprendimientos, hasta inversión y comercialización. “Ahora tenemos la certeza de que, habiendo detectado las brechas y con este nuevo enfoque de trabajo, podemos y queremos ser los aliados perfectos para la industria nacional. Estamos listos para despegar”, concluye la directora de Transferencia Tecnológica.