Investigadores CeBiB reciben reconocimientos a la Investigación e Innovación en los 175 años de la Universidad de Chile

El director del Centro, Juan Asenjo, fue distinguido por su aporte a la innovación a través del trabajo con enzimas antárticas, mientras que el subdirector de CeBiB, Gonzalo Navarro, fue destacado por el impacto de su investigación que le permitió adjudicarse un proyecto Fondecyt. Bajo el lema “La primera universidad del país”, la Universidad de

El director del Centro, Juan Asenjo, fue distinguido por su aporte a la innovación a través del trabajo con enzimas antárticas, mientras que el subdirector de CeBiB, Gonzalo Navarro, fue destacado por el impacto de su investigación que le permitió adjudicarse un proyecto Fondecyt.

Bajo el lema “La primera universidad del país”, la Universidad de Chile conmemora sus  175 años de existencia y es en el marco de esta celebración que se realizó este lunes 20 de noviembre la Ceremonia de Reconocimiento a la Investigación, Creación e Innovación, que distinguió a más de 200 académicos e investigadores de las distintas  facultades e institutos que componen la Casa de Bello y que han destacado en publicaciones científicas, adjudicaciones de proyectos Fondecyt, liderazgo en innovación, creaciones artísticas y aportes en la construcción de redes transdisciplinarias e internacionalización de la Universidad de Chile.

En la ceremonia, que se realizó en el Salón de Honor de la Casa Central, las máximas autoridades del Centro de Biotecnología y Bioingeniería (CeBiB) fueron reconocidos en dos categorías. En Investigación, Gonzalo Navarro, subdirector de CeBiB, fue distinguido por su impacto y la adjudicación de un proyecto Fondecyt.

En tanto, en Innovación, fue distinguida la investigación sobre enzimas antárticas  liderada por el director del centro, Juan Asenjo. El proyecto consiste en un set de enzimas obtenidas de microorganismos antárticos, modificadas y mejoradas a través de ingeniería genética, capaces de hacer catálisis a bajas temperaturas y que pueden ser utilizadas en industrias como la de alimentos, detergentes y el desarrollo de biofármacos.

Este set de enzimas antárticas ya cuenta con patente pues presenta una serie de ventajas frente a las enzimas industriales hoy en uso. Esto, en un mercado en permanente crecimiento, que en 2015 superó los US$ 8 mil millones y que se estima se duplicará hacia 2024, pudiendo superar los US$ 18 mil millones.

Estas enzimas se encuentran en la actualidad en fase de estudio en Chile para su uso dermatológico.