CeBiB participa en la primera versión para América Latina y el Caribe de Gender Summit

– La investigadora presentó su trabajo sobre promoción de la vocación en STEM en escolares.
– El encuentro funciona como una plataforma de diálogo internacional para analizar de manera empírica cómo la desigualdad en temas de género impacta en los resultados y soluciones en CyT.

Por Paz Martínez

Con la firme convicción de que la ciencia de calidad la realizan hombres y mujeres, nació en 2011 Gender Summit, una plataforma cuyo propósito es hacer de la igualdad de género en investigación e innovación un elemento principal para medir los estándares de calidad de las investigaciones.  

Este año el encuentro realizó su primera su versión para América Latina y el Caribe en la sede de Cepal en Chile, evento en el que participó la investigadora titular del Centro de Biotecnología y Bioingeniería (CeBiB), Cristina Dorador.

Al seminario asistieron más de 400 personas, con representantes de distintos países como Costa Rica, El Salvador, Japón y Estados Unidos. La instancia permitió que los asistentes pudieran compartir sus experiencias y dar a conocer las diferentes políticas que se han implementado con el objetivo de incentivar la igualdad de género en ciencia.

Fue en la versión anterior de Gender Summit en Japón que se escogió a nuestro país como sede. Al respecto, Cristina Dorador comentó que “creo que Chile es visto como ejemplo en muchos otros países, considerando que hemos avanzado en la creación de políticas públicas. Por ejemplo, CONICYT acaba de generar una política de género, se está avanzando en la creación del Ministerio de Ciencia y Tecnología y muchas universidades han creado normativas internas para potenciar la carrera académica de mujeres”.

La situación en Chile respecto a la participación femenina en ciencias es preocupante. Existen importantes brechas en desarrollo de la carrera científica de las mujeres y, más aún, en la inserción de las niñas en esta área. Este fenómeno, según Dorador, se debe a muchos factores, siendo un punto transversal la falta de educación científica que existe en la población en general, lo que ha ido profundizando esta brecha. “Está el tema de los estereotipos culturales y, sobre todo, el rol que tienen los medios de comunicación al mostrar el modelo de niña a seguir. Esto es un trabajo en conjunto, todos los estamentos de la sociedad tienen que unirse para dejar atrás las ideas retrógradas y avanzar hacia una cultura de equidad en todas las temáticas de diversidad”, comentó la investigadora.

Según cifras de Más Ciencia Para Chile, entre 2008 y 2014 el promedio de becas nacionales adjudicadas fue de 56% para hombres y 44% para mujeres. En el caso de Becas Chile para el extranjero, el 59% son para hombres y el 41% para mujeres. Esta brecha que se amplía más en el caso de Fondecyt (2012-2016): a nivel postdoctoral sólo el 40% de los proyectos adjudicados son para mujeres; en los Fondecyt de Iniciación el 34% y en el caso de Fondecyt Regular el 23%.

El 30% de los científicos en Chile son mujeres y en algunas áreas alcanzan llegan al 50%, pero hay una diferencia temática importante. El área de ingeniería, sobre todo, están muy poco representadas. “Hay pocas mujeres realizando investigación, entonces tenemos que partir desde temprano, desde la infancia, fomentando esta cultura científica en niños y padres, ya que son ellos los que trasmiten directamente la información a sus hijos”, señala Dorador.